25 Porque embriagué el alma cansada, y llené toda alma entristecida