5 Mas ¡oh, quién diera que Dios hablara, y abriera sus labios contigo