4 Tú dices: Mi doctrina es pura, y yo soy limpio delante de tus ojos