4 Sus hijos son sanos, crecen con el grano; salen y nunca más vuelven a ellas