3 He aquí, tú enseñabas a muchos, y las manos debilitadas corroborabas