4 Al que vacilaba, enderezaban tus palabras, y las rodillas de los que arrodillaban esforzabas