37 Y luego que hubo hablado, le rogó un fariseo que comiera con él; y él entró y se sentó a la mesa