38 Mas él les dice: ¿Por qué estáis turbados, y suben pensamientos a vuestros corazones