18 Y Jesús le reprendió, y salió el demonio de él; y el niño fue sano desde aquella hora