23 Y el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas