32 Porque el reposo de los ignorantes los matará, y la prosperidad de los locos los echará a perder