33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente, y vivirá reposado del temor del mal