8 Oye, hijo mío, el castigo de tu padre, y no deseches la ley de tu madre