28 La esperanza de los justos es alegría; mas la esperanza de los impíos perecerá