32 Los labios del justo conocerán la voluntad de Dios; mas la boca de los impíos habla perversidades