8 El sabio de corazón recibirá los mandamientos; mas el que habla locuras caerá