1 El que ama el castigo ama la sabiduría; mas el que aborrece la reprensión, es carnal