2 El bueno alcanzará favor del SEÑOR; mas él condenará al hombre de malos pensamientos