27 El temor del SEÑOR es manantial de vida, para ser apartado de los lazos de la muerte