23 El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias