8 El camino del hombre perverso es torcido y extraño; mas la obra del limpio es recta