27 Porque sima profunda es la ramera, y pozo angosto la extraña