15 Con larga paciencia se aplaca el príncipe; y la lengua blanda quebranta los huesos