23 El viento del norte ahuyenta la lluvia, y el rostro airado la lengua detractora