16 el que la escondió, escondió el viento; porque el aceite en su mano derecha clama