1 Huye el impío sin que nadie lo persiga; mas el justo está confiado como un leoncillo