8 Abre tu boca por el mudo, en el juicio de todos los hijos de muerte