26 Pesa la vereda de tus pies, y todos tus caminos sean ordenados