17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente