109 De continuo está mi alma en mi mano; mas no me he olvidado de tu ley