20 Quebrantada está mi alma de desear tus juicios todo el tiempo