43 Y no quites de mi boca en ningún tiempo la palabra de verdad; porque a tu juicio espero