50 Esta es mi consolación en mi aflicción, porque tu dicho me vivificó