86 Todos tus mandamientos son la misma verdad; sin causa me persiguen; ayúdame