6 Bendito el SEÑOR, que no nos dio por presa a sus dientes