2 Se lisonjea, por tanto, en sus propios ojos, hasta que su iniquidad sea hallada aborrecible