1 Sálvame, oh Dios, porque las aguas han entrado hasta el alma