26 Mi carne y mi corazón desfallecen; la fuerza de mi corazón es que mi porción es Dios para siempre