30 Además, cada mañana y cada tarde se presentaban delante del Señor
para entonarle canciones de agradecimiento y alabanza.