30 Puso el cuerpo en su propia tumba y clamó con profundo dolor: «¡Ay, hermano mío!».