34 Fue durante su reinado que Hiel, un hombre de Betel, reconstruyó Jericó. Poner los cimientos le costó la vida a su hijo mayor, Abiram; terminar la obra y colocar las puertas le costó la vida a su hijo menor, Segub.
Todo esto sucedió de acuerdo con el mensaje de parte del Señor
acerca de Jericó transmitido por Josué, hijo de Nun.