25 (Nunca nadie se entregó tanto a hacer lo que es malo a los ojos del Señor
como Acab, bajo la influencia de su esposa Jezabel.