29 —¿Qué hice ahora? —contestó David—. ¡Solo hacía una pregunta!