23 Entonces, volviéndose a Simei, David juró:
—Se te perdonará la vida.