18 Entonces el que se parecía a un hombre volvió a tocarme y sentí que recuperaba mis fuerzas.