21 Además, como las parteras temían a Dios, él les concedió su propia familia.