5 El sonido de las alas de los querubines sonaban como la voz del Dios Todopoderoso
y podía oírse hasta en el atrio exterior.