8 (Todos los querubines tenían debajo de sus alas lo que parecían ser manos humanas).