49 Entonces dije: «Oh Señor
Soberano, ¡la gente anda diciendo de mí: “Él solo habla en enigmas!”».