4 De pronto, estaba allí la gloria del Dios de Israel, tal como yo la había visto antes en el valle.